viernes, 13 de mayo de 2011

HISTORIA DE LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA


Este concepto tiene su origen en la revolución industrial y la producción en serie. Al principio la industria generaba productos de forma masiva a precios asequibles y accesibles para los consumidores. Fue desarrollada por primera vez en la década de 1920 cuando un grupo de empresarios se dieron cuenta de que cuanto más duraban sus productos, menos dinero ganaban ellos.
Cuando Thomas Edison inventó la bombilla, la filosofía de los fabricantes era crear productos con una larga vida útil.
No tardó en llegar el temor de éstos que se planteaban qué pasaría sin el algún momento la necesidad de los consumidores dejara de existir y no compraran sus productos.
Los fabricantes decidieron agruparse y formar cárteles para acortar la vida de los productos y aumentar las ventas. En ese momento ingenieros y diseñadores recibieron un nuevo cometido: hacer productos frágiles, confeccionados para tener un ciclo de vida muy por debajo de sus posibilidades.

 Pronto pensaron la fórmula para asegurar las ventas y promover el consumo incesante de sus  productos, acortar la vida útil de éstos de manera programada. En 1924 se constituyó el primer cártel mundial para el control de la fabricación de bombillas, presionaban a los fabricantes para controlar las horas de duración de éstas. Si en 1881 la primera bombilla de la historia tenía una duración de 1500 horas, en 1924 los fabricantes presionados hacían esfuerzos por limitar su duración a 1000 horas.

Las fechas más relevantes y que llevaron a lo que conocemos hoy en día como Obsolescencia son:
En 1932 la sostenibilidad no se veía como un problema debido a que se no se veía los recursos como finitos.
En 1928 los artículos que no se desgastan son vistos como una tragedia para la economía.
En 1929 entra en crisis Wall street.
Tras el crack del 29, se pensó en hacer la obsolescencia programada obligatoria como una de las medidas para reactivar la economía. Los productos debían tener una fecha de caducidad determinada.

1933: el empleo baja en un 25% filas para buscar empleo,  Proponen reactivación de la economía con la obsolescencia programada.
1950: Fue en los años 50 cuando esta idea de la obsolescencia programada experimentó una vuelta de tuerca, se tornó en la idea de seducir a la gente al consumo, generar deseo de poseer cosas nuevas. La publicidad tuvo un papel vital en ello y lo sigue teniendo, nuestro sistema capitalista actual está basado en esa premisa, generar un deseo constantemente insatisfecho.
De esta idea de seducción surgieron las modas, otra forma de hacer obsoletos los productos que consumimos, compramos porque se lleva, porque está de moda, porque este modelo es más moderno, es mejor. Llevándonos a lo que conocemos actualmente.

2 comentarios:

  1. Muy buen texto, justo lo que estaba buscando. ¡Excelente!

    Saludos desde Colombia.

    ResponderEliminar
  2. Excelente aporte, será de mucha ayuda para mi informe. Gracias desde Costa Rica

    ResponderEliminar